Porno ecológico para salvar los bosques

Una Organización No Gubernamental realiza porno amateur para proteger los bosques en todo el mundo. Han cumplido diez años y sus socios rondan los 4 mil y han conseguido recaudar alrededor de los 250 mil euros incluyendo sus fotos y videos.

Aunque parezca extraño, en realidad se puede proteger los bosques con el sexo. Una pareja formada por Johansson y Tommy Hol Ellingsen, sueca y noruego, llevan aportando a la naturaleza desde hace algunos años, un proyecto de corte ecológico sexual, según lo han definido ellos mismos, que buscan recaudar fondos para financiar proyectos en los que se vea beneficiada la naturaleza, a través de contenido prono amateur. Con sede en Berlín, hoy tienen miles de socios y una publicidad que no deja lugar a malentendidos: Cambiar la realidad con amor y sexualidad o salvar el planeta es sexy.

Con sus recaudaciones estos peculiares activistas eróticos han conseguido financiar a la actualidad ocho proyectos medioambientales en diferentes países de América Latina. Con el dinero recaudado se apoya iniciativas locales que tengan intenciones idealistas y siempre tratamos directamente con los grupos que están en la zona, por lo que siempre tenemos el conocimiento de quién apoyamos y en que usaran el dinero.

Esta ONG se mantiene inmersa en una polémica desde el día en el que Tommy y Leona fundaron esta organización y se pusieron realizar sexo explícito ante las 4 mil personas que estaban viendo un concierto de la banda The Cumshots en un festival de música en Noruega. Hicieron de el sexo una forma para protestar sobre la forma en la que el hombre daña al medioambiente. Fueron detenidos y tuvieron que cancelar una multa de 1200 euros. Tras el incidente, comenzaron su proyecto que se ha mantenido de pie en la actualidad. Aprovechamos el placer que nos da el sexo y al mismo tiempo salvamos la naturaleza, hacemos esto sin ningún tipo de interés económico.

Gracias a las aportaciones de diferentes activistas sexuales esta organización pudo ir creciendo, estos activistas están conformados por dos grupos: por una parte se hacen miembro del club y colaboran con imágenes y videos sexuales propios, que pasan a formar parte de la oferta de la web. Esto le permite al usuario tener acceso libre a todo el contenido en la web. Y por otra parte, están los que solo quieren participar en la salvación del medioambiente sin tener que mostrar sus cuerpos desnudos, tienen una alternativa, pueden pagar una cuota mensual que les permite visualizar todas las imágenes y videos que han sido subidos en la web. No hay profesionales entre los activistas, todo prefieren hacerlo entre amateurs. Muchos de estos activistas nunca querían aparecer en una página pornográfica.

Esta iniciativa ha conseguido tanto éxito que se han grabado dos películas en las que se ha relatado la vida de la pareja. En la primera se muestra la vida de dos hippies que profesan el sexo libre y el amor, consumen drogas, son vegetarianos, pero están dispuestos a vivir entre publicidad solo por amor a su causa. Han conseguido cierta repercusión a nivel internacional, pero no se muestra la organización como realmente es. Los fundadores están desarrollando un documental en el que mostraran los tres primeros años de la ONG, en el que se puede ver con mayor realidad lo que se encuentra detrás del proyecto.

Poster de la película sobre esta organización

Esta organización se llama Fuck For Forest quienes rechazan que su iniciativa sea vista desde el punto de vista pornográfico únicamente. La diferencia está detrás de toda la intención que tienen los que la conforman. Se documentan relaciones sexuales reales en las que no se les dice a los actores que guión seguir, esta gente hace y se comporta como quiere. Graban por placer y al mismo tiempo disfrutan salvando a la naturaleza y no persiguen ningún beneficio económico. Sus actividades sexuales son completamente diferente al resto, el hecho de no cobrar, les da una energía que se nota y se diferencia a la pornografía comercial.

A pesar de los logros que se consiguieron, el camino no ha sido del todo fácil, ya que en ocasiones se han conseguido organizaciones que se niegan a recibir su ayuda por la forma en la que recaudan el dinero. En la mayoría de los casos, las organizaciones piensan en su imagen pública y en el que dirán. Pero esta organización y los que la conforman no logran entender cómo el cuerpo humano desnudo puede ser considerado ofensivo, mientras que coches y fábricas pueden contaminar el ambiente sin que nadie lo juzgue.

Que piensas al respecto?, Déjanos tu opinión en los comentarios.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *