Las escorts francesas también son activistas ecológicas

La francesa dedicada al sexo llamada Morgane Merteuil se declara como una prostituta en ejercicio con una personalidad definida, la cual se caracteriza por ser una mujer feminista con muchas ganas de concientizar al mundo sobre el medio ambiente y las costumbres humanas que pueden conservarlo; el tema de la prostitución y feminismo en Francia se encuentra un poco dividido, hay algunas feministas que luchan para generar la desaparición de las prostitutas, mientras que existen otras que pelean para que la prostitución no se desvanezca, sin embargo, cuando se trata del cuidado del medio ambiente esta disputa se deja a un lado y todas trabajan por igual para alcanzar un objetivo: la conservación de un mundo mejor.

Morgane Merteuil es una escort feminista que pertenece a la secretaría del Sindicato del Trabajo Sexual (Strass), el cual forma parte del segundo grupo en pro de la prostitución, esta es una joven de 26 años que se graduó en Letras Modernas, conoce muy bien la vida de una escort desde que era una estudiante ya que ese era el medio por el cual podía costear sus estudios, desde entonces su vida como trabajadora sexual no ha cesado al igual que su lucha por preservar un mundo con un medio ambiente estable, lo más parecido a lo que era antes de que fuera intoxicado por la raza humana.

En julio del año pasado estuvo presente en un debate transmitido por la televisión, con una feminista inspirada en la abolición que desea multar a los clientes de las escorts para poder “fabricar una sociedad sin violencia en contra de las mujeres”, según esta feminista que las mujeres vendan su cuerpo incita a los hombres a cometer crímenes vandálicos como por ejemplo: violaciones o maltratos físicos, posición a la que Morgane demostró discrepancia diciendo “Tú lo que en realidad quieres es una sociedad libre de putas, porque las ves como un foco de problemas, sin embargo, te equivocas las escorts o prostitutas a veces aportamos más a este mundo que las mujeres dedicadas al oficio hogareño mientras esperan a sus esposos en casa”.

“Muchas de las escorts que he conocido a lo largo de mi carrera tienen objetivos claves que ayudan a la sociedad en general, algunas hacen donaciones importantes a organizaciones sin fines de lucro para ayudar a los más necesitados, otras como yo nos dedicamos a participar en jornadas de concientización para la conservación del medio ambiente, con esto creo que no nos merecemos ser vistas como un foco de conflicto, a la final nuestra vida es nuestra y nos encanta el sexo como a un médico la medicina, ¿cuál es el problema sobre que vivamos de lo que de verdad nos apasiona?”- manifestó Morgane para terminar con su intervención.

Muchos críticos catalogaron como válidas las palabras pronunciadas por una joven tan inteligente como Morgane, aunque a algunas feministas les parezca un insulto que una persona se atreva a reivindicar su dedicación laboral tan denigrada, sin duda las mujeres de este estilo que desean siempre decir lo que piensan son las que causan un mayor impacto; es costumbre que al hablar de una prostituta el primer pensamiento que se venga a la mentes es: drogas, alcohol, mujeres sin moral, chicas sin un rumbo en la vida y demás estigmas negativos, sin embargo, escorts como Morgan demuestran que las damas dedicadas a la industria del sexo no solo sirven para una noche, son mujeres íntegras con valores humanos como los tiene cualquiera que decidieron dar sexo a cambio de dinero, es su profesión y así la escogieron porque les encanta vivir de esa manera.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *