Los mejores 5 abonos orgánicos para las plantas

Los fertilizantes hecho a base de compuestos orgánicos solían ser completamente difíciles de encontrar, sin embargo, esta situación ha cambiado de manera rápida ya que muchos son los cultivadores que ponen en manos de los abonos orgánicos su cosecha. Nuestra comprensión de las complicada relación existente entre el suelo, las plantas y los millones de organismos diminutos que de alguna u otra forma son completamente beneficiosos para el crecimiento de la planta, como por ejemplo: insectos, hongos y bacterias, aunque no es una relación perfecta se ha comprobado que los compuestos orgánicos son capaces de agregar más nutrientes permitiendo de esa manera que el suelo se vuelva más viable y fértil.

Otra información que conocemos es que los fertilizantes hechos de materiales sintéticos son incapaces de compensar la mala calidad del suelo en donde se hayan sembrado las plantas, de hecho cuanto más sintético sea el fertilizante se vierte sobre el suelo va a empeorando la calidad de este suelo progresivamente, es cierto que las raíces de estas plantas no son capaces de distinguir la diferencia existente entre el nitrógeno proveniente de una fuente orgánica o nitrógeno fabricando de manera artificial, estos fertilizantes no orgánicos se encuentran tan concentrados que a medida que el tiempo acaba se crea un desequilibrio en el suelo lo cual reduce la proliferación de lombrices de tierra además de los microbios necesarios para el crecimiento de una planta, lo cual deteriora más y más la condición de la tierra.

A continuación vamos a mostrar los 5 mejores fertilizantes orgánicos o naturales que son la alternativa perfecta para sustituir a los fertilizantes sintéticos:

  1. Estiércol o materia fecal: No existe un fertilizante o abono orgánico mejor para enriquecer el suelo de su jardín como el viejo estiércol completamente descompuesto; es posible comprar bolsas de estiércol en la mayoría de los centros especializados en productos para la jardinería, situación que mejora si tienes mascotas en tu propio hogar ya que puedes usar su estiércol.  
  2. Pieles de plátano: Ingerir plátano constántemente ayuda a que el cuerpo humano reponga todo el potasio perdido, pero resulta que las plantas también las necesitan para crecer, por ello mezclar pieles de plátano con la tierra de siembra genera excelentes resultados en el cultivo, solo debes enterrar las pieles en un hoyo cerca de la plantación, de esta manera funciona como un fertilizante natural con actividad constante.
  3. Cáscaras  de huevo: Son una excelente ayuda para las diferentes actividades dentro de un jardín, actúan tanto como fertilizante como repelente especial para las plagas sin deteriorar la pared celular de las plantas, para que funcione debes añadir cáscaras de huevo totalmente trituradas en el fondo de los hoyos en sus plantaciones, sobre todo cuando estas pieles pertenezcan a las berenjenas, pimientos y tomates. Otra opción es secarlas para convertirlas en un polvo muy fino, de esta forma extenderlo por toda la base de las plantas.
  4. Posos del café: Luego de disfrutar una taza de café no vayas a deshacerte de los posos, debido a que son capaces de añadir una excelente cantidad de nitrógeno a su suelo, por lo contrario a la creencia popular los granos de café son excelentes ácidos y gracias a ello pueden actuar como sustitutos seguros para el abono rico en nitrógeno, se puede mezclar en el suelo o simplemente ser extendidos por la superficie.
  5. Orina de humano: Aunque suene sumamente repugnante la orina del hombre suele considerarse uno de los mejores fertilizantes orgánicos, la urea posee un contenido alto de nitrógeno, fósforo y potasio, cantidades mayores al nivel de potasio que muchos de los fertilizantes sintéticos que se adquieren en una tienda.

No olvides compartir si te ha gustado.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *